Abierta la Inscripción Organizaciones de la Sociedad Civil

La movilización y ocupación del espacio público para la protesta y la demanda de respuestas por parte del Estado, son marcas notables de los sistemas políticos latinoamericanos y de su sociedad civil. Las reiteradas crisis económicas y los cambios de  ciclos sociopolíticos que sacudieron y aún sacuden la región, conviven con  procesos de movilización, protesta y apoyo social en torno a demandas vinculadas a dos cuestiones fundamentales. Por un lado, a la distribución de la renta socialmente producida; y por otro, a la regulación y ampliación de derechos civiles, políticos, sociales, económicos, culturales y de cuarta y quinta generación. La crisis del trabajo formal como mecanismo de integración y anclaje de pertenencia social, y la territorialización de los sectores populares (consecuencias insoslayables del neoliberalismo en la región), corrieron el eje del conflicto social de la disputa capital – trabajo, complejizando las demandas sociales y reubicando al Estado como un actor clave, ya sea a través de la represión o de la implementación de políticas, en la resolución de los conflictos.

   La consolidación de procesos de desarrollo basados en el aumento del empleo y del consumo interno, acontecidos luego de la crisis del neoliberalismo en las primeras décadas del siglo XXI, abrió la puerta a la recomposición de las demandas sociales y de sus principales actores en la Argentina y en otros países de América del Sur. Durante este periodo hemos asistido a la emergencia de numerosas organizaciones sociales y procesos de movilización en torno a temáticas tan diversas como los derechos humanos, la cuestión social, la igualdad de género, las nuevas subjetividades e identidades, el medio ambiente, la cuestión agraria y el desarrollo territorial, la defensa de derechos civiles de minorías como los pueblos originarios y los colectivos LGTB, los medios de comunicación y tantas otras realidades. La heterogeneidad del mundo de las organizaciones de la sociedad civil (OSC) nos habla de las importantes y complejas transformaciones ocurridas a nivel de la sociedad, los procesos de movilización y acción colectiva, ya sea de apoyo como de protesta, sus nuevos y viejos actores sociales, sus características, intereses y demandas.

   Este proceso social, la complejización del mundo social, tuvo su correlato en las formas de canalización y respuesta del Estado a través de las políticas públicas. Así durante este periodo nos encontramos con la proliferación de distintos mecanismos de participación vinculados a la ejecución de programas, proyectos y planes de políticas estatales en la comunidad y el territorio, donde las organizaciones han sido convocadas para resolver sus problemáticas. Desde la consolidación de las OSC como unidades ejecutoras de programas, hasta la participación política en diferentes gobiernos, estos mecanismos son una dimensión fundamental para comprender la configuración de la sociedad civil, sus organizaciones, demandas y subjetividades, a la luz de la relación Estado – sociedad y los procesos económicos, sociales, y políticos de la región.

   Los recientes cambios políticos y económicos en el escenario nacional y regional nos obligan a actualizar los debates en cuanto al análisis del rol de la sociedad civil en las políticas públicas y en la discusión sobre la orientación del desarrollo de cada país. Abierto un proceso de reestructuración neoliberal en la distribución de la renta y del poder en la región, la conflictividad y los procesos de organización social tienden a aumentar y adquirir nuevas capacidades y características en los diferentes países de la región. Montados sobre la experiencia y los saberes acumulados en la etapa anterior, las OSC presentan nuevas herramientas y mecanismos de participación que ponen en juego a la hora de defender y promover demandas sociales. Sean los trabajadores de la economía popular, las comunidades indígenas, los consumidores o usuarios de servicios públicos, las organizaciones de mujeres, los estudiantes o los trabajadores sindicalizados, las demandas sociales y el conflicto se agudizan, así como las respuestas estatales se resignifican. Esta realidad obliga a quienes trabajan desde o con el sector a indagar y analizar sus múltiples facetas y sus variadas expresiones para fortalecer el trabajo de las OSC, su capacidad de mediación entre el Estado y la sociedad, y su potencia constructiva en la consolidación de procesos de organización y canalización de demandas así como de construcción de nuevas subjetividades y formas de habitar nuestro territorio. Todas estas cuestiones, sus matices y problematizaciones, serán abordadas a lo largo del Diploma Superior en Organizaciones de la Sociedad Civil, combinando el análisis teórico y práctico desde una perspectiva sociopolítica de diferentes experiencias concretas de nuestra realidad latinoamericana, con foco en el caso Argentino.

Ver noticia completa

Fecha: 

09 de Marzo de 2017

Seccion: